No te compres la plancha de ropa antes de leer esto

Una plancha de vapor es un electrodoméstico aún más antiguo que una aspiradora que usaban nuestras tatarabuelas. Pero planchar en aquella época fue todo un reto. Tanto si usaban una barra de hierro cilíndrica caliente, como una pieza de hierro en forma de hongo invertida, planchar siempre había sido una tarea muy engorrosa y pesada. Gracias a los avances tecnológicos de las mejores marcas del mercado ya no hace falta, prácticamente, ningún esfuerzo para planchar una prenda. 

El único problema a la hora de elegir una plancha de vapor es que hay tantos modelos con muchísimas prestaciones y características, que encontrar algo, que de verdad necesites, se ha convertido en una tarea bastante complicada. 

Si quieres una plancha de ropa que te funcione durante años y lo más importante, que el planchado sea rápido y fácil te vamos a dejar unos consejos fundamentales para que elijas bien y cubras todas tus necesidades referentes a un planchado fácil y profesional.

Actualmente, tanto las planchas de vapor como los centros de planchado ofrecen características bastante similares. Todo depende de si tienes mucha colada diariamente y si planchas de vez en cuando. En el primer caso vas a necesitar un centro de planchado y en el segundo una plancha de vapor convencional.

Tipos de suela

A la hora de elegir la plancha es muy importante que te fijes en el material de la suela. La suela tendrá un contacto directo con tus prendas favoritas y tiene que deslizar de una forme suave, distribuyendo el vapor de manera uniforme. Es importante que sea resistente a los arañazos. 

Generalmente, las suelas están hechas de tres tipos de materiales: aluminio, acero inoxidable y cerámica. Y cada material tiene su peso, su conductividad térmica, su resistencia a los arañazos y su suavidad al pasarla sobre la superficie. Pero dentro de estos tres tipos de la suela hay una cantidad interminable de acabados, tales como el acabado láser, el acabado de zafiro ultra resistente, el acabado TitaniumSlide entre muchos otros.

Las suelas de aluminio son las más baratas y ligeras. Este tipo de suela utilizan los fabricantes como Philips, Rowenta, Мoulinex y otros. Se calientan y se enfrían rápido, sin duda, es muy cómodo si no te gusta esperar y sueles planchar una prenda de tu ropa antes de ir a trabajar, para darle el último toque.  

Pero, desafortunadamente, el aluminio no ofrece una buena conductividad térmica y una suela de aluminio es bastante frágil. Se raya fácilmente por las cremalleras, botones o remaches metálicos y poco a poco se va estropeando. La suela puede acumular manchas, trozos de tela quemada, óxido, etc. Además, debido al rápido calentamiento, es más probable que deje quemaduras en las prendas.

Para garantizar la mayor seguridad, el aluminio se utiliza con diferentes recubrimientos, por ejemplo, el teflón es el acabado más común en las suelas de aluminio. Ofrece un perfecto deslizamiento, evita daños y el efecto de brillo en tejidos oscuros y delicados.

El recubrimiento de cerámica es bastante común hoy en día. Ofrece un excelente deslizamiento. También, se utiliza el revestimiento de acero inoxidable que combina todas las ventajas de las suelas de acero inoxidable y la ligereza y la conductividad térmica del aluminio. 

Actualmente, cada fabricante busca crear un recubrimiento único e innovador. 


La suela de acero inoxidable es mejor conductor de calor que la de aluminio, sin embargo, tarda más en calentarse y enfriarse. Destaca por su mayor durabilidad, deslizamiento óptimo y mejor resistencia a los arañazos. Es un metal duradero e higiénico ya que se puede limpiar fácilmente. El único inconveniente es que pesa más que el aluminio.

La base de acero inoxidable bien pulida ya de por sí funciona bastante bien, pero las grandes marcas no quieren ponerse límites, ofreciendo un producto cada vez más avanzado e innovador. 


Las suelas de la planchas de vapor de Moilinex, por ejemplo, prolongan aún más la vida útil de la suela y protegen contra la corrosión. Bosh usan suelas Inox, en las cuales la fuerza del acero se combina con la conductividad térmica del aluminio. Y Braun destaca por sus suelas de acero con polvo de zafiro (suelas de la clase Sapfir). 

Pero el líder absoluto en resistencia es la base de acero con recubrimiento de titanio, casi imposible de rayar, aunque la conductividad térmica del titanio deja mucho que desear. Panasonic y Rowenta, por ejemplo, utilizan recubrimiento de titanio y sus planchas de ropa se consideran bastante caras y prestigiosas.

Las suelas de cerámica tienen mucha demanda aunque no existen suelas de cerámica 100%, sino un recubrimiento de cerámica que debajo puede llevar acero inoxidable, aluminio o aleación de ambos. Pero el contacto directo con la ropa lo tendrá la cerámica. La cerámica es un buen conductor del calor y ayuda a distribuirlo de manera uniforme sobre toda la superficie que cubre, se desliza perfectamente sobre los tejidos y es fácil de limpiar con un paño húmedo.

A pesar de su dureza es bastante frágil y  puede desgastarse o pelarse con el tiempo. Por esta razón muchas marcas han creado revestimientos especialmente desarrollados sobre una base de cerámica. Por ejemplo, Tefal aplica los recubrimientos Supergliss Actif y Ultragliss Actif, este último tiene una mayor resistencia a los arañazos. Pero los desarrolladores de Bosch en la suela de Palladium Glissee lograron conectar el acero y la cerámica.

Después de haber elegido el material de la suela, presta atención a su tamaño y la forma. Cuanto más grande es la suela, menos tiempo emplearás en el planchado. Es mejor que la suela tenga los cantos redondeados en la parte posterior, ofreciendo un deslizamiento suave hacía atrás sin levantar la tela. No te olvides de la punta de la suela. La punta de precisión puede llegar fácilmente a las zonas de difícil acceso, tales como los botones, parte interior de las mangas de las camisas, los pliegues. Algunos modelos liberan un chorro de vapor potente por la parte de la punta de precisión, lo que resulta muy cómodo a la hora de planchar ropa de bebés. En general, cuantos más orificios hayan en la suela, más efectivo será el vapor de esta plancha y más cómodo resultará el planchado.

La potencia

La potencia no es solo una característica técnica del aparato, sino también una respuesta a las preguntas sobre su eficacia y el consumo eléctrico. En el término medio, la potencia puede variar entre 800 y 2200 vatios. Por supuesto, hay modelos mucho más potentes de 2400-3200 vatios y más. Los centros de planchado suelen tener la potencia bastante alta y se calientan muy rápido, en apenas 2 minutos, soltando un chorro de vapor continuo muy potente, pero si no sueles planchar mucho, una plancha con la potencia de 2000 vatios es más que suficiente para todas las ocasiones.

Salida de vapor

Actualmente, las planchas de ropa más sencillas van equipadas con una buena salida de vapor. El vapor humedece, suaviza y ablanda los tejidos, lo cual es imprescindible a la hora de planchar prendas de tejidos gruesos como los vaqueros, por ejemplo. La mayoría de las planchas de ropa ofrecen la función de vapor continuo  y para las arrugas más resistentes un golpe de vapor potente que proporciona la salida de vapor más que el doble que el vapor continuo. Una buena opción sería una plancha que tuviera la función de planchado vertical, que permite planchar la ropa colgada de las perchas.  Una plancha de ropa con un golpe de vapor de 70-100 gramos por minuto sería suficiente.

Otro consejo importante es el depósito de agua. Al comprar  el aparato vale la pena preguntar el volumen del calderín de agua. Cuanto más grande es, más tiempo puede funcionar la plancha sin tener que rellenar el depósito. Aunque los centros de planchado, hoy en día, ofrecen autonomía ilimitada, ofreciendo el deposito de agua extraíble o fijo que puede rellenarse en cualquier momento. Hablando del agua, tienes que saber qué agua puedes usar en tu plancha de vapor.

El agua destilada, por ejemplo, es ácida y la calidad de vapor es peor que la del agua del grifo. Muchas planchas convencionales y centros de planchado ya están diseñados para el uso del agua del grifo ya que incorporan la función anti-cal. Aun así, si el agua de tu zona es muy dura es conveniente que uses mitad de agua destilada y mitad de agua del grifo.

El cable

Lo ideal seria un cable de 2-2,5 m de largo y que tenga mecanismos de rotación para proporcionar mayor movilidad y confort. Cuanto mas largo sea el cable, mayor será la libertad que tengas a la hora de planchar.

Por supuesto, en la época de Wi-Fi, Bluetooth y otras tecnologías inalámbricas, sería extraño creer que en los electrodomésticos nadie desarrollara este nicho. Para aquellos que odian enredarse en el cable y quieren asegurarse de que el cable no arrugará la prenda ya planchada, hay buenas noticias: las planchas inalámbricas. La base recarga la plancha en segundos, por eso, está completamente cargada cuando la necesitas.

La cuestión del peso…

Ya hemos mencionado el tema del peso al hablar de las suelas de una plancha de vapor. Pero al fin y al cabo, vamos a evaluar el peso total del aparto, sujetándolo en la mano. Y es fundamental, que tengas la plancha en la mano, antes de comprarla. Si eres de los pocos que te gusta hacer ejercicios levantando pesas, quizás, puedas buscar una plancha que pese bastante. No tendrás que esforzarte mucho a la hora de alisar los pliegues en tejidos gruesos y una plancha pesada acabará de la manera mas rápida con las arrugas de la ropa de cama, fundas de edredones o cortinas. Seguro que lo hará mejor que una plancha ligera. Pero si no sueles planchar a menudo este tipo cosas y tienes que planchar las prendas de vestir, es mejor que elijas un modelo más ligero. 


El mango de la plancha tiene que ser cómodo y manejable. Algunos modelos modernos tienen un mango ergonómico que repite los contornos de la palma de la mano, pero son adecuados solo para los diestros. Es mejor que el material del mango sea de caucho o de goma para que la mano no resbale mucho. El peso ideal de una plancha de vapor sería 1300-1500 gramos. 

Hay que tener en cuenta que las planchas de los centros de planchado pesan bastante menos ya que no tienen incorporado el depósito de agua en su interior.

Seguridad y durabilidad

Está claro que la plancha tiene que estar fuera del alance de los niños, no se tiene que dejar  desatendida y se tiene que desconectar de la corriente eléctrica al finalizar el planchado. A pesar de que son normas de seguridad obvias y bien conocidas, la misma situación se repite año tras año: todos se fueron de casa, y la plancha se había quedado encendida.

Afortunadamente, si eres despistado, tienes la oportunidad de minimizar los riesgos comprando una plancha con la función de apagado automático. El apagado automático no solo no provocará el incendio, sino también ayudará a ahorrar el consumo de electricidad. Si la plancha está en posición horizontal en la suela o en el costado, la plancha se apaga en 15-30 segundos, en vertical durará entre 8 y 10 minutos, y si la vuelves a coger se restablecerá la conexión.

La peor enemiga de la plancha es la cal que suele almacenarse en el depósito y en la base de la plancha. Las partículas de cal obstruyen la salida del vapor, impidiendo el funcionamiento correcto de la plancha. Para mantener tu pequeño electrodoméstico en un estado perfecto durante muchos años tendrás que hacer el proceso de descalcificación que es la clave de un buen mantenimiento. Te preguntarás ¿cada cuánto se tiene que hacerlo? Depende del sistema de descalcificación de cada centro de planchado.

La marca Bosch, por ejemplo, incorpora el sistema Calc’nClean, un piloto parpadea y emite tres señales sonoras para avisarte que ha llegado la hora de descalcificar el aparato. No hace falta que interrumpas el planchado cuando eso ocurra. Simplemente acaba con la sesión y realiza el proceso antes del siguiente uso de la plancha. Este sistema es muy eficiente a la hora de eliminar la cal de la plancha y del centro del planchado al mismo tiempo. Dispone de un programa especial para eliminar la cal y las partículas de suciedad de la plancha. Además, el filtro anti-cal del depósito del centro de planchado recoge toda la cal que se acumula, para que no se adentre en el interior de la plancha.

Sin embargo, hablando de potencia, vapor y temperaturas máximas, no olvides que cada tela se plancha a la temperatura que le corresponde. Los tejidos delicados como la seda y los sintéticos tienen que plancharse a bajas temperaturas. Pero al mismo tiempo, el agua no tiene tiempo para formar el vapor y la suela desprende gotas de agua, dejando manchas desagradables en los tejidos.

Para evitar que esto suceda, considera una plancha que tenga la función sin goteo ("Drop-stop", “Aqua-Stop"), que ahora está disponible en muchos modelos de las planchas de ropa. El precio aumenta un poco pero vale la pena, sobre toda a la hora de planchar lencería y ropa delicada.

Conclusiones

Con la intención de comprar una plancha de ropa perfecta ya te imaginas tus pantalones con los pliegues bien planchados, sábanas sin una sola arruga y los vestidos sin las lentejuelas fundidas, pero echa un vistazo a tu armario y pregunta qué es lo que tus prendas necesitan. Cuánta ropa de cama tienes y de qué tipo de tejidos está hecha la mayoría de tus prendas. 

Si planchas la ropa muy de vez en cuando, no sueles planchar la ropa de cama y cuelgas las cortinas estando húmedas, necesitas una plancha normal y corriente con la potencia de 2000 vatios, suela de aluminio y que tenga una función de vapor. 

Pero si planchas la ropa a menudo y tienes una buena tabla de planchar cubierta de telas gruesas, es mejor que te compres una plancha de ropa un poco mas pesada con una suela de acero inoxidable y asegúrate de que tenga una salida de vapor continuo potente.

En cualquier caso, estaría bien elegir una plancha de vapor con la función anti-cal y si a veces, se te olvidan las cosas, te iría bien que tuviera la función de auto-apagado para evitar accidentes. La función anti-goteo ("Drop-stop", “Aqua-Stop"), ayudará a mantener tus prendas delicadas en un estado perfecto. Y si tienes un montón de ropa de cama, ropa para niños, cortinas, toallas, prendas de vestir, no te compliques la vida y compra un buen centro de planchado. 

Por tanto, si optas por un centro de planchado es recomendable  que adquieras una tabla de planchar diseñada para centros de planchado, que suelen ser más anchas, más robustas y tener soportes y compartimentos extra para poner el calderín de la plancha dentro de la misma tabla. 

Además son tablas de planchar preparadas para trabajar con grandes cantidades de vapor, evitando en gran medida la condensación de vapor que suele producirse tras largos ratos de planchado con vapor.

En cualquier caso, si ya has decidido a comprar una plancha de vapor o un centro de planchado, ten en cuenta una cosa muy importante para invertir bien en tu compra para que dure muchos años. Los fabricantes de la marcas mundialmente conocidas como Bosch, Philips, Rowenta, Tefal, Braun etc… ofrecen sus productos a precios más elevados que otras marcas menos conocidas que ofrecen prestaciones similares. Pero, si compras un electrodoméstico de las marcas conocidas, no solo pagas por su nombre, sino también por el servicio post venta y su garantía. Aunque si escoges bien, tu pequeño electrodoméstico sobrepasará el período de garantía y te servirá fielmente durante muchos años.

Guía de las mejores planchas verticales
Un centro de planchado vertical es un invento que ya está unos años en el mercado y ha pasado un[...]
Guía de las mejores planchas de viaje
La planchas de viaje son pequeñas, pesan poco y muy manejables. Si viajas mucho este pequeño electrodoméstico no puede faltar[...]
Guía de las mejores planchas de vapor
Si has decidido a comprar una plancha de vapor te vamos a ayudar a escoger la marca y el modelo[...]
Guía de los mejores centros de planchado
Bienvedin@s a la lista de los mejores centros de planchado de 2018. Después de hacer un análisis exhaustivo hemos destacado[...]
Aprende a planchar sábanas en 4 pasos
Planchar sábanas puede parecer una tarea complicada y engorrosa, ya que sus dimensiones complican la tarea del planchado, pero te[...]
6 Claves para guardar tu ropa después del planchado
Después de terminar el planchado es muy importante que la ropa quede impecable en el armario durante más tiempo. Aquí[...]

Leave a Comment: